VinoSub30 Uruguay 2014 Carmelo

El concurso de vinos que estrenó su capítulo uruguayo en Montevideo en 2013 y recaló en Carmelo en 2014, llegó a Canelones. La evaluación del jurado de jóvenes se realizó en el Museo de la Uva y el Vino del Parque Tecnológico Canario durante la primera semana de octubre 2014.

Los realizadores, la consultora Wine Mind y el portal Bodegas del Uruguay, han elegido en esa oportunidad a Las Piedras, Capital de la Uva y el Vino, en un gesto que pone de relieve la importancia que la ciudad tiene para esta tradicional industria del Uruguay. Este reconocimiento le llegó en julio de 2014, destacándose además de los motivos que se refieren a la concentración que allí se comprueba de la industria vitivinícola, el que en dicha ciudad se encuentren también el Instituto Nacional de Vitivinicultura, el Centro de Viticultores y la tradicional Escuela Superior de Vitivinicultura Tomás Berreta, única institución pública del país dedicada a la formación de enólogos desde el año 1939.

Las dos jornadas de evaluación se desarrollaron los días 2 y 3 de octubre durante la mañana como exige la regla técnica de los concursos, y culminaron con la entrega de diplomas y obsequios a los jóvenes que actuarán en calidad de jurados.

Por su parte, la entrega de premios se realizó el 5 de octubre en el salón Zorrilla de San Martín del Sheraton Hotel de Montevideo, en un año en que el establecimiento hotelero de Punta Carretas se está destacando por poner de relieve al vino nacional realizando presentaciones exclusivas en cenas maridadas con la presencia de bodegueros y enólogos.

VinoSub30 Uruguay 2015 se realiza siguiendo los lineamientos de los concursos internacionales, donde según el puntaje que reciban de los noveles catadores, el 33% de los vinos obtendrá medallas. Desde luego, las catas son a ciegas y las muestras son clasificadas y agrupadas previamente conforme a las prácticas de estos certámenes.

Acompañaron en la realización dos tradicionales sponsors: Vinosuy, el portal de venta de vino nacional exclusivamente y que también organiza eventos en torno a las bodegas, quienes aportan la importantísima logística de recibir las muestras, y Agua Virgen de las Ánimas, que tanto durante las catas como en la ceremonia de premiación, ofrece el complemento sustancial para la claridad de los paladares y la hidratación necesaria para el consumo responsable.

Las copas para las catas fueron provistas, también como en años anteriores, por Riedel a través de su importador en Uruguay, Vinos del Mundo.

Para facilitar los traslados de los jóvenes desde la ciudad de Montevideo hasta Las Piedras, se asoció también a este evento la empresa Senderos del Tannat, que ha tenido un importante desarrollo dentro del ámbito del turismo enológico.