Los jóvenes hacen, venden y consumen el vino, ahora también lo juzgan

  • por

Logo VS30 2011 (alta)Los jóvenes consumen, venden y hacen el vino. ¿Cómo los tratan las bodegas?
La conclusión a la que llegamos puede parecer algo dura: las bodegas deberían estar seduciendo a los consumidores jóvenes porque los consumidores adultos no podrán comprar sus vinos por siempre. Es probable que muchos productores, sus agencias de publicidad, sus gerentes de marketing y encargados de prensa no estén aun hablándole a los jóvenes en una manera seria y si lo están no lo están haciendo de la manera que los jóvenes lo prefieren.

Durante estos ocho años en que realizamos el Concurso VinoSub30 escuchamos de los que tienen veintipico que se sienten discriminados por la comunicación que realizan las bodegas.

El problema de este maltrato (o destrato mejor dicho) es un grosero error económico. Hoy son miles los jóvenes subtreinta que intercambian sus experiencias sobre el consumo de vinos en miles de post en Twitter, en Facebook o en sus propios blogs.

La falta de una política de comunicación seria para este creciente grupo de consumidores implica un desconocimiento y una subestimación de su capacidad actual y su potencial futuro.

Es difícil creer que haya gente en la industria que piense que ésta es inmune al impacto de las redes sociales y a sus crecientes comunidades de jóvenes y apasionados consumidores.

Es fundamental conocer cómo hoy las jóvenes generaciones usan las plataformas sociales para intercambiar impresiones y experiencias sobre las marcas de los productos que consumen.

Las marcas ya no pertenecen a las empresas, son de la gente que las elige y hoy más que nunca hay que saber que en las redes sociales especialmente son los jóvenes quienes le han arrebatado el control del mensaje de las marcas.
Sin querer pontificar, me asombra la actitud de las empresas en el negocio del vino que continúan comunicando sus productos con los mismos mensajes que sirvieron en el pasado.

Sabemos que es temprano para pedir a los blogs, a Twitter y a Facebook que nos muestren un cambio substancial en la facturación de las empresas pero debemos entender que es allí donde se desarrollan las conversaciones en que las marcas ganan o pierden su prestigio. Y no podemos pensar que el vino es ajeno al impacto de estas conversaciones. El poder de las redes sociales está afectando gobiernos, ¿no les parece que en alguna manera puedan afectar a las marcas?

Claro está que no todos los productores están errados o carecen de estrategias de comunicación orientadas a los jóvenes y las redes sociales pero este es el momento de pensar si lo que hacen (o dejan de hacer) es efectivo.

No se puede ignorar a una generación para siempre. Los humanos no somos eternos y pasados los 50 es mucho menos lo que podemos llegar a consumir.

¿Cuál sería la razón para que una bodega que hace buenos productos, aceptados por los jóvenes no tiene una política de comunicación orientada a esta franja de consumidores?

El desarrollo de muchos negocios estuvo durante años referido al consume de los adultos. Ellos han hecho que muchos jóvenes conozcan y respeten algunas marcas. Hasta ahora venía funcionando una comunicación que impactó en padres que tienen más de sesenta años y en hijos que hoy tienen cuarenta años o más casi por igual. Además las estrategias se valieron del efecto derrame, de padres a hijos.

Pero con los subtreintas la estrategia merece una revisión importante. La generación subtreinta actual es la mayor que el mundo haya conocido. Son nativos digitales, saben moverse en las redes y saben lo que buscan. Lo interesante es que los jóvenes hoy no están de un solo lado del mostrador. Son muchos los enólogos subtreinta a cargo de importantes bodegas y lo son también los directivos de bodegas, los gerentes de marketing, los periodistas y los blogueros que tienen al vino por materia.

La industria del vino para su crecimiento necesita de los jóvenes consumiendo, haciendo y comunicando el vino a su propia generación. El interés que los jóvenes demuestran por el vino en Argentina es tal que los convierte en una pieza esencial para el desarrollo de una industria sólida en los próximos años. No podemos ocultar esta verdad.

[slickr-flickr tag=”vinosub30″ items=”200″ type=”slideshow” captions=”off” delay=”3″]